EUROPA: MÁS ALLÁ DE LA DIPLOMACIA

La sucesión de hechos consumados sucedidos en Ucrania a lo largo de este 2014, han conseguido que sea la disuasión militar quien va tomando el relevo de una diplomacia ineficaz. Pero no todos los actores de este drama están igual de preparados, ni tienen recursos suficientes para jugar en este nuevo tablero.

Barack Obama ya lo había anticipado en su visita de marzo a Bruselas, cuando afeó públicamente la estrategia defensiva de la Unión y le conminó a aumentar sus gastos en materia de Defensa. Estados Unidos estaba ligeramente disgustado por tener que acudir en auxilio de un aliado incauto, que había abierto un nuevo foco de tensión con Rusia sin la preparación adecuada.  Resulta obvio que la superioridad militar del Kremlin en la región jugaba a su favor, tanto por cantidad como por capacidad de respuesta. Sería impensable que en las actuales circunstancias el Ejército Federal temiese la represalia de la armada búlgara o rumana, por no hablar de Turquía, más preocupada en el conflicto sirio que en satisfacer sus compromisos transatlánticos. Precisamente por eso, y como un mal parche, se anunció la creación de una fuerza de intervención rápida de la OTAN en la Europa del Este. Hablamos de un total de 5000 efectivos capaces de desplegarse con rapidez ante nuevas tentativas rusas, presionando fundamentalmente a través de fronteras comunes. Pero se trata de un diseño puramente teórico, coordinar todo esto llevará su tiempo y no servirá para equilibrar la balanza a corto plazo. Mientras tanto, y aprovechando su situación de ventaja, Rusia sigue presionando a Occidente.  Bien mediante incursiones en el espacio aéreo europeo bien mediante el envío de una flotilla al Atlántico noreste, alguien quiere presionar a una OTANdesorientada. Las desafortunadas experiencias de Irak y Libia, han sembrado la confusión en una Alianza que ha sido incapaz de reaccionar frente a la invasión de Crimea.

Sin embargo Vladimir Putin lo tiene muy claro, para él la baza militar es una palanca imprescindible de su estrategia  y por ello aumenta el presupuesto de defensa a pesar de la crisis del rublo. El nacionalismo militarista se ha convertido en uno de los pilares estéticos de su poder, con abundantes desfiles y conmemoraciones tintadas de nostalgia soviética. Pero el suyo no es un ejército de cartón, es muy real. Desde el estallido de la crisis ucraniana, se han presentado nuevos equipamientos en maniobras como las de Vostok, que tratan de ser un escaparate de sus últimos avances tecnológicos. En previsión de una nueva escalada en la zona, un ambicioso programa de modernización de tropas de tierra fue puesto en marcha a finales de junio, reemplazando o equipando misiles tierra-tierra y carros de combate. Pero las novedades no terminan aquí, ya que Moscú acaba de firmar un acuerdo de cooperación con Beijing en materia militar, que en principio busca mantener el ámbito asiático fuera del alcance norteamericano. Dicha alianza se extiende también a la carrera espacial, poniendo en riesgo la continuidad de programas multinacionales ya existentes. Si además tenemos en cuenta que a partir del 1 de enero de 2015 arrancará oficialmente la Unión Euroasiática, dónde Rusia lleva la voz cantante, ¿cuánto tiempo tardará en ampliarse este acuerdo al resto de Eurasia? Estamos en la antesala de una gran alianza militar, una reedición del Pacto de Varsovia a nivel global que va alterar definitivamente el equilibrio en esta parte del mundo.

Frente a esta situación los europeos no hemos sabido elaborar diagnósticos acertados ni reaccionar a tiempo. Ya no estamos en el Berlín dividido con los tanques norteamericanos velando nuestra seguridad, ahora estamos a la vanguardia de un proyecto que nos acerca cada vez a las bases de nuestro rival. Rusia invierte cerca de un 18% de su PIB en Defensa, mientras que el gasto europeo en este campo se ha reducido un 23% en la última década. Ponernos a la altura de las circunstancias es una tarea casi imposible, ya que la Unión Europea se haya lastrada por problemas cuya resolución llevaría décadas. El primero es económico, el insuficiente crecimiento en la Eurozona impide acometer cualquier gran inversión pública, que además se hallaría limitada por los rigores de la Unión Fiscal. De este dilema se derivaría otro no menos importante, y es el de dar entrada al capital privado en la industria de armamento europea, como sucede en los Estados Unidos. El segundo es más delicado, pues supondría sin lugar a dudas abordar el rearme de Alemania. La locomotora de Europa no va a quedarse de brazos cruzados en este proceso, y si finalmente se inicia, demandará una mayor participación. Sus tropas han sido desplegadas en misiones como las de Afganistán, y sus tanques “Leopard” forman parte del arsenal de varios ejércitos entre ellos el español. ¿Estamos realmente preparados para afrontar este debate? Un tercer obstáculo lo encontraríamos en la divergente agenda de países como Francia, que al tiempo de centrar sus esfuerzos preferiblemente en África, fabrica buques de guerra para la armada rusa. A todo ello tendríamos que sumar la complejidad de encontrar un mando unificado, y la consiguiente fiscalización de unas instituciones europeas que siguen sin elaborar una política exterior coherente.

Ante las amenazas potenciales que se barruntan en el horizonte internacional, la fuerza militar va a jugar un papel muy importante. Europa no está preparada para afrontar esta situación en solitario, por lo que deberá reforzar o repensar sus lazos con la OTAN. Mientras tanto Rusia seguirá utilizando sus ejércitos para preservar sus intereses, al tiempo que busca multiplicar sus alianzas para obligar a que sus rivales occidentales se dispersen y sean más ineficaces… la partida acaba de comenzar.

http://eurasianet.es/2014/11/europa-mas-alla-de-la-diplomacia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s