¿Y SI ESPAÑA SE EQUIVOCA?

A principios de este mes de marzo Eurostat publicó un sintomático informe, en el que podía leerse que el 14% de la energía que consumió la UE en 2012 estuvo generada por fuentes renovables. Además se espera que el porcentaje aumente al 20% en 2020, objetivo que ya ha sido cumplido por Bulgaria, Estonia y Suecia. La media española se mantuvo dentro de los parámetros europeos, pudiéndose documentar un destacado progreso entre los años 2004 y 2010. Consciente de los nocivos efectos provocados por la crisis, la Dirección General de Energía de la Comisión Europea ha redoblado sus esfuerzos para que el sector no se retraiga… ¿Conservaremos nuestra posición pionera en renovables? ¿Estaremos en condiciones de cumplir el objetivo fijado por la Unión Europea?

            La visión actual que tenemos de las energías limpias es algo tópica: son caras, lastran nuestra economía y no parecen viables a largo plazo. Bajo estos axiomas se ha procedido a un cambio de rumbo cuyas consecuencias ya se dejan notar. Los recortes comenzaron en 2010, siendo especialmente duros en 2012 y 2013. La disminución de ingresos, la multiplicación de impuestos (incluido el autoconsumo) o el cambio de criterio en las subvenciones, han provocado pérdidas de capital y empleo como bien sabemos en Navarra. Fotovoltáica, eólica y termosolar han sido las grandes perjudicadas en esta sucesión se ajustes. Será por eso que España acumula ocho reclamaciones de arbitraje internacional, por parte de grupos inversores especialmente molestos con la retroactividad de las nuevas medidas. Los demandantes proceden de países como Francia, Alemania, Gran Bretaña, Holanda o Abu Dabi. Pero este problema no termina aquí, pues las previsiones del sector para este 2014 son de 3400 millones de euros en pérdidas. Con estos datos en la mano se entiende mejor que ni el Ministro de Industria, ni el Secretario de Estado de Energía, ni ningún cargo del gobierno hayan acudido al “Europe´s Premier Wind Enengy”, la mayor feria eólica del mundo que se clausuró en Barcelona el pasado día 13.

            Dado que la Comisión Europea había relajado considerablemente sus objetivos en lo que a renovables se refiere, no daba la sensación de que José Manuel Soria estuviera yendo a contracorriente. Pero tras la inesperada propuesta de resolución aprobada por el Parlamento Europeo en febrero pasado, las políticas de Madrid entran en abierta contradicción con Bruselas. ¿Y qué puede suceder? Bueno, sería una magnífica oportunidad para que España comenzase a rectificar.

http://www.noticiasdenavarra.com/2014/03/22/opinion/cartas-al-director/y-si-espana-se-equivoca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s